ANR
Esto sucedio un día como hoy en la historia del Partido Colorado
1956 El Gobierno promulga la ley 236 “De los derechos civiles de la Mujer”.
ORIENTACION POLITICA (2007)
 
 
La AsociaciónNacionalRepublicana, reunida en Convención Ordinaria en la ciudad de Asunción, en fecha 28 de abril de 2007, en cumplimiento de lo dispuesto en el punto “d” del orden del día: la orientación política del partido; y considerando la necesidad de mantener viva su memoria histórica y preservar los fundamentos ideológicos y doctrinarios forjados por el pensamiento y la acción de sus hombres y mujeres más ilustres:
 
 
                                         DECLARA :
  
 
1-    Su ratificación de los postulados vitales del Manifiesto Fundacional del 11 de setiembre de 1887 que nos obligan a continuar sosteniendo “la bandera de los principios, para defender la libertad, la justicia y el derecho”, “la soberanía popular como el gran fundamento de la República” y “la libertad de la palabra, de la prensa, de reunión, como condiciones esenciales para asegurar el ejercicio tranquilo de los derechos políticos, en la esfera de la ley y del orden, para alcanzar a realizar la gran divisa republicana: el gobierno del pueblo por el pueblo”.
 
2-    Que el Partido Colorado es una Asociación Nacional Republicana:
 
 
a)    Es una Asociación de hombres y mujeres libres, al servicio del pueblo libre.
 
b)    Es Nacional, por su compromiso con la defensa de nuestra soberanía, de los valores y la identidad cultural de nuestro pueblo y de nuestros recursos naturales estratégicos y medioambientales. No se trata de un nacionalismo que proclama la superioridad racial ni promueve la discriminación étnica, mucho menos la exclusión de otros pueblos en la lucha por construir sociedades más éticas, más justas y más democráticas. Creemos en el mundo plural, en el cual debemos insertarnos de manera digna, creadora y conservando nuestras peculiaridades.
 
 
c)     Es Republicana porque la Nación es de todos, así como el Estado es la herramienta política y administrativa al servicio del bien común, en la búsqueda de la justicia social, una de las aspiraciones más genuinas del coloradismo plasmada en su propia Declaración de Principios. El republicanismo colorado, no solo reivindica la libertad individual, sino que busca afanosamente la igualdad de oportunidades  para cada compatriota, hombre y mujer , en el acceso a la educación,  la ciencia y  la tecnología.
 
La igualdad que propugnamos no se orienta hacia la lucha de clases, por más de que las clases existen y sus confrontaciones no se pueden negar, sino a  superar la inequidad social, el abuso del capital, la explotación del valor del trabajo y la constante sensibilización de las políticas públicas, de modo a rescatar al individuo de su condición de marginal o excluido social. La riqueza más importante que tiene el Paraguay es su propia gente.
 
3- Que en coherencia con el eje doctrinario marcado por históricas convenciones partidarias, rechazamos toda forma de totalitarismo e imperialismo, sin importar su procedencia ni ubicación geográfica, por considerarlos denigrantes y atentatorios contra la libre determinación de los pueblos. Reivindicamos la lucha contra la dominación de potencias extranjeras de Rodríguez de Francia y de Solano López.
 
4- El Partido Colorado es medularmente agrarista, por lo tanto, debe dejar de constituirse en una simple burocracia electoral para proyectarse en el siglo XXI con una ideología clara. Tenemos un partido agrarista teórica y doctrinariamente, pero en la práctica uno de los sectores más empobrecidos en los últimos 50 años es el área rural, que se ha ido agravando por el avance de la agricultura mecanizada, intensa en tierra y en tecnología, pero escasa en la generación de empleos y absolutamente, en muchos casos, nula en responsabilidad social.
 
La concentración de las tierras en manos de una minoría es penosa y  refleja el poco compromiso que se tuvo a lo largo del tiempo con una  de las banderas más significativas del coloradismo. Nuestra asociación debe alejarse de la defensa del  gran latifundio, de la especulación de la tierra como fin groseramente rentista  y promover su función social y productiva, para reducir la pobreza, frenar la preocupante migración del campo a la ciudad y contribuir al sostenimiento de la paz social.
 
5- Que para el coloradismo la política exterior está determinada por sus intereses domésticos y la dignidad de nuestro pueblo, porque es el camino que permitirá al Paraguay crecer en producción de bienes culturales y materiales. Defiende sin variantes el principio de no intervención y el derecho a la autodeterminación de los pueblos.
 
 Abogamos por la consolidación del MERCOSUR, con sus defectos y virtudes, como así mismo por su flexibilización. Vemos con satisfacción que este bloque, que al principio se redujo a la simple unión aduanera, hoy empieza a encarnar las legítimas aspiraciones sociales de nuestros pueblos. Prueba de ello son los fondos estructurales para superar las asimetrías y desigualdades de los países miembros de menor capacidad económica.  
 
Necesitamos, sin embargo, un trato más justo y una auténtica y libre circulación de personas, de bienes y servicios, pues la política proteccionista de los socios más grandes terminará por  destruir la justificación política y económica de la integración.
 
En ese punto se libra la batalla crucial para el definitivo afianzamiento de esta integración regional. No descartamos para nuestro país acuerdos bilaterales, pero es innegable que solo a través de un espíritu de bloque suramericano  podemos negociar con éxito  los mercados de los países del primer mundo y articular un mayor peso político en los centros internacionales donde se deciden la suerte de la economía mundial.
 
Rechazamos el ALCA porque más que tratado de libre comercio con los Estados Unidos, lo que el Paraguay espera del país del norte es un tratamiento comercial diferencial y preferenciado. El ALCA está diseñado para convertir a nuestros pueblos en gigantescos mercados para sus excedentes de exportación, lo que va a terminar aniquilando las industrias locales.
 
 
6- Su condena al modelo neoliberal que relega a la persona humana para poner en primer lugar al lucro sacralizado, que percibe al  ser humano como una herramienta parlante de producción, si más utilidad que su fuerza muscular  o su conocimiento al servicio de la acumulación.
Las empresas públicas no serán privatizadas. El Estado adoptará los mecanismos para hacerlas más rentables y eficientes, y puedan estar al servicio del bienestar de las mayorías populares.
 
Ni comandos administrativos para dirigir la economía conforme a la ortodoxia marxista  ni mercado discrecional e impune  del neoliberalismo arrogante. Los mercados, libres de toda regulación estatal terminan generando más pobres y más caos. Se consagra un Estado activo creador de condiciones favorables para la inversión, la producción y el trabajo decente y remunerado adecuadamente. Las sociedades requieren conducción, las economías necesitan orientarse con metas de largo aliento, la pobreza no se elimina automáticamente cuando se desregulan los servicios públicos; la educación, igual que la ciencia y la tecnología, requiere estímulos y controles de calidad.  Y esta es una misión del Estado, jamás del mercado.
 
7- Que el Partido Colorado, siguiendo la tradición de sus pensadores más notables, por su conocimiento y solidez moral, se reafirma en la línea ideológica del socialismo humanista, como herramienta indispensable para emancipar al hombre y a la mujer de la miseria, respetando el sentimiento nacional, las instituciones democráticas, nuestra fe en Dios y el amor a la Patria y a la familia. El socialismo humanista al que se inscribe la Asociación Nacional Republicana asume como principio insustituible lasolidaridad que “garantice la evolución hacia una sociedad igualitaria, sin privilegios ni clases explotadas”, y tiene como centro de su acción la dignificación de la persona humana, la construcción de una ciudadanía moderna, crítica y reflexiva, superando finalmente los grados de enajenación de la conciencia y domesticación del pensamiento.
 
8- El socialismo humanista del Partido Colorado defiende la vía democrática para la confrontación y resolución de ideas y proyectos políticos contrapuestos, la libre iniciativa y la propiedad privada, pero el Estado, servidor del hombre libre, se reserva el derecho de intervenir “en la vida social y económica de la Nación para evitar el abuso del interés privado y promover el bienestar general, sin infligir injusticias a los particulares”.      
 
9- El coloradismo se consagra universal, porque considera al mundo el espacio vital para la convivencia fraternal entre los pueblos y evitar el choque de civilizaciones,  pero  advierte que nuestra patria grande es América Latina, el lugar común desde donde  hoy se está forjando un inédito proceso de reafirmación de nuestras raíces culturales y la ruptura de antiguas cadenas que desde hace 500 años nos oprimen bajo diferentes sistemas de dominación, llámense conquista, colonización o imperialismo. Abogamos por el  fin de las políticas proteccionistas  y expoliadoras de los países del primer mundo y la construcción de un orden global  donde todas las naciones puedan salir adelante y superar la guerra, el hambre y la pobreza.
 
10- La cultura y la educación son medios insustituibles para avanzar hacia una mayor prosperidad. La universalización de la educación escolar básica de nueve años, que hoy tiene carácter obligatorio, es una meta que estamos alcanzando. El coloradismo hoy debe promover la educación obligatoria de  doce años, incluyendo a la educación media, que es la instancia que otorga mayor retorno en termino de rentabilidad social a cualquier país, por lo que tenemos que seguir formalizando nuestra economía y concretar pactos fiscales con el sector privado, a fin de contar con los recursos financieros necesarios.
 
Fortalecer el compromiso con la reforma de la Educación superior universitaria. Es propósito del coloradismo del siglo XXI ampliar y mejorar la calidad de la educación superior terciaria y universitaria. Hay que instituir sistemáticamente la investigación científica y maximizarla.
 
La cultura, en  su calidad de esfera privilegiada de las artes visuales, la literatura, la música, el cine, la escultura y el folclore, entre otras expresiones estéticas, adquiere un nuevo vigor en el ideario republicano. Su fomento no es un reto menor en nuestra agenda de país. El bilingüismo, como resignificación del guaraní y su lanzamiento como tercera lengua del MERCOSUR, es el  rasgo  proyectivo y singular de nuestra cultura.
   
 
     
   


Datos de contacto

25 de Mayo N° 842 c/ Tacuary
Asunción, Paraguay
Teléfonos: +595 (021) 452 749
Email: contacto@anr.org.py
 

© 2013 ANR.org.py. Todo los derechos reservados.