OEA confía en padrón electoral

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Comisión Coordinadora de Elecciones explica que las recomendaciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) para el proceso que culminará con las elecciones del 21 de abril de 2013 se cumplieron y se acatan íntegramente. Óscar Arias, alto represente de la OEA. / ABC ColorSegún informa el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), la OEA concluyó que el Registro Electoral goza de buena salud, garantizando que la entidad reguladora de elecciones en Paraguay «viene consolidando su buena labor durante años».No obstante, reconocen que es necesaria la automatización de los procedimientos, de manera a brindar mayor facilidad y flexibilidad a la hora de procesar datos, según señaló Paulo Gutiérrez, director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la OEA.La misión de Observadores se ratifica en que el proceso se cumple íntegramente gracias al apoyo de los organismos políticos a nivel nacional como internacional.Entre los puntos destacados, citan la auditoría al Registro Cívico Permanente, realizada en dos vías, como lo establece la propia OEA.»El trabajo abarcó un período de 70 días aproximadamente, en el desarrollo de los trabajos de campo a nivel país; el control aleatorio de personas que figuran en el Padrón, coincidencia de domicilios reales con los datos declarados», informan.También alegan que existe seguridad de boletines de votos, a raíz del esquema implementado desde las elecciones municipales del 2010. En Paraguay se aplicó la identificación de los boletines de voto, mediante un esquema con código de barras en la parte superior derecha en las que se describen el código del departamento y el distrito correspondiente.Los demás puntos destacados son la reglamentación para la recolección de sobres con las actas de escrutinio; el establecimiento de plazos de los partidos políticos para la conformación de alianzas electorales; la promoción de la igualdad de género en la participación política; y la vigente ley de financiamiento de los partidos políticos.