ANR amplía la denuncia contra los atacantes a su sede partidaria Compartir en redes (La Nación)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El abogado y apoderado del Partido Colorado Eduardo González detalló que fue presentada ante el Ministerio Público una denuncia contra el ataque e incendio de la sede de la Asociación Nacional Republicana (ANR). González indicó que la denuncia presentada, por instrucciones del propio presidente del partido, Pedro Alliana, fue por perturbación a la paz pública, incitación a cometer hechos punibles y robo agravado.

“El día de ayer (viernes), por indicación del presidente del partido, hemos presentado una nueva denuncia con respecto a los hechos ocurridos el día 17, donde nosotros solicitamos la investigación por perturbación a la paz pública, por incitación a cometer un hecho punible y también robo agravado”, indicó el abogado.

González explicó que la denuncia de robo agravado fue presentada porque las personas que se encontraban en el área Colorado Róga al momento del ataque también sufrieron el robo de objetos personales, como el teléfono celular.

“A Walter (Velázquez) hasta el celular le robaron, él me llamó y me pidió que denuncie ese hecho”, mencionó. Además, Fernando Verón, otro de los afectados, también denunció el robo de su teléfono celular tras el ataque de la turba que logró ingresar al local.

El abogado mencionó además que no solo la sede del Partido Colorado fue atacada, sino otras personas particulares y negocios del microcentro de Asunción. Al respecto, cuestionó la casi nula seguridad por parte de la Policía Nacional en el momento de la violenta movilización.

“No solo el partido fue afectado, todo el microcentro fue afectado, muchos locales comerciales. En las redes sociales, personas denunciaban que en moto estaban recorriendo y asaltando. ¿Dónde estaba la Policía? Entiendo que el Ministerio Público había determinado que cinco personas fueron identificadas, no sé si están imputadas”, sentenció.

“OSOS BLANCOS” RECHAZAN VANDALISMO

El Inare, nucleación que alberga a dirigentes históricos de la ANR, conocidos como los “Osos blancos”, hicieron público un manifiesto en el que indican su indignación y desaprobación a las brutales manifestaciones que, consideran, quebrantan y ponen en peligro la vigencia plena de los elementales principios del sistema de gobierno democrático.

Manifiestan que tras los hechos vandálicos, los grupos salieron a manifestarse en forma violenta e insultante frente a los locales del Partido Colorado, riñendo con las normas cívicas y democráticas y, por tanto, no debe permitirse bajo ninguna condición la imitación ni la propagación de espectáculos de esta naturaleza. Instan a las fuerzas del orden público a que actúen con la diligencia y el rigor requerido, de modo que la ley caiga sobre los responsables. Califican los hechos incendiarios de “desórdenes y bochornosos espectáculos imperdonables” que atentan contra los valores democráticos del sistema republicano.

Los líderes históricos sostienen que, en su concepción etimológica, la democracia es el gobierno del pueblo por el pueblo a través de la participación plena y amplia de todos los ciudadanos paraguayos, sin distinciones sociales, ni culturales ni razas o credos. Donde la soberanía reside en el pueblo y es el pueblo el que elige a sus autoridades mediante el sistema representativo.

“Colorado Róga es un lugar de ayuda”
La manera violenta con la que culminó la jornada de protesta el miércoles pasado quedará en el recuerdo de muchas personas, ya sea porque fueron víctimas de la turba o por las consecuencias legales que podría ocasionar a quienes fueron identificados y investigados por el Ministerio Público.

La residencia Colorado Róga, ubicada en el edificio Patria, 25 de Mayo y Tacuary, fue el blanco de las acciones vandálicas de un grupo de inadaptados, quienes con sus acciones hicieron que el legítimo reclamo ciudadano por la mala gestión de las actuales autoridades del Ejecutivo pase a un segundo plano.

“Estoy en contra del vandalismo y de estos actos criminales. Este es un lugar donde se ayuda a personas que no tienen un lugar donde vivir, como esos dos jóvenes con discapacidad (Fernando Vera y Walter Velázquez), quienes se salvaron de morir”, relata el coronel de Infantería (SR), Arnulfo Ortiz Vera, de 78 años. Desde el 2017 es el encargado de la residencia que administra la ANR.

Quienes frecuentan el local partidario y la residencia lo conocen simplemente como “coronel Arnulfo”. El hombre explica que él fue salvado por el decreto de restricción horaria, pues en otro caso, hubiese estado en el lugar incendiado.

“No puedo abandonar la responsabilidad, cada tres días voy a revisar el lugar y me encargo de la limpieza”, agrega. Luego reflexiona sobre una Biblia que no fue alcanzada por las llamas, a pesar que el cielorraso en llamas cayó a su alrededor, quemando todo lo que se encontraba en su oficina.

El coronel de Infantería (SR), Arnulfo Ortiz, recorre Colorado Róga recogiendo objetos que se salvaron del incendio. (foto: gentileza)